Actualización de la situación del mercado del petróleo hoy:

En cuanto a la situación del mercado del petróleo, observamos que los precios del crudo se estabilizaron ayer, martes 14 de septiembre, en su nivel más alto desde hace más de un mes y medio. Los precios se vieron impulsados por las interrupciones de la producción en Estados Unidos debido a la temporada de huracanes.

El barril de crudo Brent del Mar del Norte para entrega en noviembre terminó la sesión a 73,60 dólares en Londres, un 0,12% o 9 centavos más que al cierre del lunes.

Al otro lado del Atlántico, en Nueva York, el crudo WTI estadounidense para entrega en octubre terminó la sesión a 70,46 dólares, con una subida del 0,01%.

A primera hora de la sesión, el crudo Brent había alcanzado los 74,23 dólares y el WTI los 71,14 dólares por barril, los niveles más altos desde principios de agosto.

 

Las causas de esta subida del precio del petróleo en detalle:

Las explicaciones de esta subida de precios hay que buscarlas en el huracán Ida, que azotó el Golfo de México hace dos semanas y que hoy ha vuelto a interrumpir la producción. El equipo que habitualmente aporta el 39,57% de la producción de la región seguía ayer parado, pero ha surgido una nueva amenaza.

El huracán Nicholas tocó tierra en Texas el martes por la mañana y el Centro Nacional de Huracanes advirtió de fuertes lluvias y riesgo de inundaciones repentinas. Esto ha obligado a los productores a evacuar al personal no esencial de las plataformas de petróleo y gas. Se espera que los datos semanales de existencias en Estados Unidos muestren una importante caída de los inventarios de crudo y gasolina. Entre la pérdida de producción causada por el huracán Ida y los problemas que sigue planteando el huracán Nicholas, es probable que la situación mundial del petróleo se mantenga en una posición de déficit de oferta y demanda.

 

La previsión de la AIE:

A más largo plazo, la Agencia Internacional de la Energía, o AIE, señaló en su informe mensual del martes que espera un fuerte repunte de la demanda mundial de petróleo tras tres meses de contracción este verano, debido al resurgimiento de los casos de Covid en Asia. De hecho, hay indicios de que los casos de Covid están disminuyendo y se espera que la demanda repunte con fuerza en 1,6 millones de barriles diarios en octubre y siga creciendo hasta finales de año.